• Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
  • Segovia Convention Bureau
Inicio»Noticias»Generales»El cielo de Segovia

El cielo de Segovia

El cielo de Segovia

Los viajes en globo ofrecen la oportunidad de conocer la ciudad desde un punto de vista diferente, impresionante, único.
Por muchas fotos aéreas o documentales desde el cielo que hayas visto de Segovia, poder subir a un globo y volar, literalmente, sobre la ciudad, es una experiencia que te deja sin palabras. Se puede calificar de asombroso, maravilloso, impactante... pero lo cierto es que es algo único y hay que vivirlo para entenderlo.

En una mañana fría, pero soleada y sin viento fuerte, el globo capitaneado por Daniel Tarno, de Globos Boreal, asciende lentamente al cielo de Segovia, todo un lujo para los viajeros, llegados desde distintos puntos de España, como Villalba, Madrid o Toledo. Las caras de asombro reflejan el sentimiento compartido.

Poco a poco, el globo supera los 300 metros de altura y se acerca a la Catedral, tan inmensa desde el suelo y tan accesible desde el cielo, con su torre casi al alcance de la mano; y al Alcázar, la antigua fortaleza que se alza majestuosa cerrando una Muralla que recorre toda la ciudad y que puede apreciarse en todo su recorrido desde las alturas.

Todo es diferente desde allí arriba, pero sobre todo el Acueducto, porque puede admirarse completo de un solo vistazo. Resulta casi imposible dejar de mirarlo. Es asombroso.

Poco a poco, el globo va donde manda el viento y sobrevuela la ciudad, el casco histórico, el Hospital General... y al fondo la Mujer Muerta, cubierta por un manto blanco de fría nieve.

Tarno dirige el globo magistralmente, a pesar de bromear con que "este es mi segundo viaje", y la hora de vuelo pasa tan deprisa que parece haberse medido con un reloj demasiado rápido. Tras el aterrizaje, muy suave, ya no queda más que brindar por un vuelo perfecto, como manda la tradición.

También quedan, ya para siempre, las fotos y los vídeos tomados desde el cielo por todos los participantes y, sobre todo, las imágenes que guardará la retina para siempre, esas de Segovia vista desde el cielo, en toda su inmensidad, como una maqueta perfecta.

 

Publicado en Adelantado de Segovia el 29/01/2018

Banner
Banner
Banner
Banner